Con qué se juega squash

El material básico para jugar squash es raqueta, pelota y zapatillas. Esta equipación debe reunir una serie de características específicas para practicar squash. En cinco minutos que te llevará esta lectura, sabrás lo suficiente sobre cómo equiparte correctamente para jugar squash.


También hablaremos sobre el textil adecuado y del material de seguridad que puedes utilizar para jugar squash como las gafas de squash.

Las zapatillas de squash

Si juegas por primera vez squash, lo lógico es que no tengas un calzado específico, tampoco lo necesitas si tienes bambas de otros deportes que puedan utilizarse para jugar squash, como pueden ser las de fútbol sala, bádminton, algunas de tenis o voleibol.

Pero si no tuvieses en tu fondo de armario de deportista calzado de este tipo debes conocer las características específicas de un buen calzado de squash antes de comprarlo.

Vamos a repasar esas características y a ver cual sería el mejor tenis para jugar squash antes de pensar en comprar uno específico.

Características de las zapatillas de squash

Unos zapatos de squash deben reunir las siguientes características:

La suela del calzado de squash es de goma, es blanca y no marca la pista: Encontraremos en la propia suela un mensaje como «Non marking».
Jugar al squash sin una suela de goma no esta permitido y en la normativa de algunas pistas incluso piden que la suela sea específicamente blanca. Es comprensible desde el punto de vista de la conservación del suelo de la pista, una pista llena de marcas negras de suelas de diferentes materiales, se deteriora visualmente y pierde el agarre de su superficie.

La suela de las zapatillas de squash es lisa. Descartamos cualquier calzado adaptado a superficies diferentes a parqué como el calzado de tacos, multitacos, turf que podemos utilizar en otros deportes como fútbol (excluyendo fútbol sala) o tenis (si no es específico de tenis en pista de interior) y padel.

Suela de zapatillas de squash
Suela de zapatillas de squash «Non marking»

El calzado de squash debe ser adherente, si la suela desliza, puede resultar incluso peligroso por el riesgo de impacto contra las paredes y hace realmente difícil la práctica del deporte.

Debe favorecer los desplazamientos laterales, lo que dejaría fuera las zapatillas de correr.
El calzado de running está concebido para el desplazamiento frontal, ayuda en la salida y amortigua los impactos del talón, pero no favorece los movimientos laterales tan frecuentes en squash y puede resultar potencialmente perjudicial para nuestros tobillos, ya que aumenta el riesgo de sufrir esguinces. Así que zapatillas de running en la pista de squash definitivamente no.

El calzado para practicar squash es ligero. La agilidad suma en el squash y hay que ir a favor de hacer nuestros desplazamientos lo más rápidos posible. Un mal calzado en este sentido te lastra en tu juego, así que descartamos cualquier tipo de calzado de montaña si es que el sentido común no te hacía descartarlo ya.

El centro de gravedad es bajo en las zapatillas de squash, es decir el peso está distribuido en la parte inferior, o explicándolo de otra forma, la caña es baja. Dejamos fuera el calzado de baloncesto.

¿Puedo utilizar zapatillas de otro deporte para jugar squash?

Sí, pero siempre que sea de los siguientes deportes practicados en pistas interiores de parqué y en este orden de preferencia:Bádminton, balonmano, fútbol sala, voleibol y tenis. Sin embargo, el calzado de squash está diseñado con refuerzos específicos en las partes necesarias que demandan los movimientos que hacemos en este deporte, por lo que el uso de calzado de otros deportes puede resultar lesivo y deteriorarlo más rápidamente. Lo más adecuado para jugar squash, son las zapatillas de squash.

La raqueta de squash

Si estás empezando a jugar squash, quieres probarlo y no quieres gastarte mucho dinero la primera opción sería pedir prestada una raqueta a alguien que juegue squash. Pero se consciente de la preocupación de esta persona por su raqueta, sobre todo si es una buena raqueta, ya que al principio vamos a golpearla sin remedio contra la pared más de una vez.

Si quieres jugar con la conciencia tranquila tienes otra opción, y es que, en algunos clubes privados pueden prestarte o alquilarte material. Por lo que quizá debas consultar con el club antes de ir si disponen de este servicio. Puedes ver los clubes en el listado de centros donde jugar squash.

La mejor opción es que te hagas con una raqueta de squash barata para iniciarte en el deporte que puedes encontrar en tiendas online especializadas, en Amazon o en tiendas mutideporte físicas. Una raqueta de principiante de squash puede costarte lo mismo que el alquiler de la pista, y dispones de marcas fabricantes de raquetas de squash como Dunlop, Prince, Head, Wilson o Tecnifibre.

Elegir tu raquetas de Squash
Hay varias marcas de raquetas de squash punteras; Head, Dunlop o Wilson.

Cómo elegir la raqueta de squash

Vamos con las características con respecto a su peso, forma y equilibrio, de una raqueta de squash y hablamos de cómo influyen en el desarrollo del juego para que comprendas cual es el tipo de raqueta indicada para tu nivel de práctica.

Peso / Materiales

El peso influye en el control sobre la raqueta y sobre la potencia que desarrollamos en el impacto.
Una raqueta de menor peso es más sencilla de manejar y nos permite ser más precisos, sin embargo nos va a exigir más a la hora de desarrollar fuerza en el golpeo.

Sin ser verdad absoluta, a medida que adquieras mayor nivel, el peso de tu raqueta debería ir bajando. Aunque esto es algo muy personal y es posible que aun teniendo mucha experiencia sientas más comodidad jugando con raquetas de mayor peso.

El peso de las raquetas de squash oscila entre 120g y 200g. Varía dependiendo de los materiales de fabricación siendo los materiales más ligeros los más caros.

Balance / Equilibrio

Dependiendo de donde cargue el peso la raqueta, así se verá afectado el control y la potencia de nuestro golpeo. Una raqueta con más peso en la cabeza nos ayuda a desarrollar más potencia en el golpeo sacrificando control.
Como podemos comprobar el equilibrio de la raqueta

Tolerancia / Tamaño de la cabeza

Las raquetas de principiante de squash presentan una cabeza más grande que las de jugadores expertos para aumentar la zona dulce de golpeo, a medida que vas ganando precisión tu raqueta debe acompañar tu práctica reduciendo la cabeza, lo que impactará en una reducción del peso de la raqueta.

Tipos de pelotas de squash

Existen diferentes tipos de pelotas de squash para adaptarse al nivel de práctica de este deporte.
Si te estás iniciando necesitarás una bola que bote bastante más, para que puedas divertirte al principio y no sientas la frustración que puedes experimentar si te inicias con una pelota de competición.

Los puntos de una pelota de squash y su nivel

El nivel de una pelota de squash se marca con uno o dos puntos y un sistema de color que respetan todo los fabricantes de marcas como Head, Wilson, Tecnifibre, Unquashable o Decathlon.

Pelota de squash Dunlop de competición con doble punto amarillo
Pelota de squash de doble punto amarillo de Dunlop orientada a competición profesional.
Pelota de squash unsquashable de punto azul
Pelota de squash de punto azul de Unsquashable orientada a jugadores de nivel iniciación.
Pelota de squash Wilson de punto rojo
Pelota de squash Wilson de punto rojo para jugadores de nivel iniciación/intermedio.

Las pelotas de squash más comunes son las de doble punto amarillo, que son las que se emplean en el circuito oficial de competición de squash, pero nos llevará un tiempo hasta que perfeccionemos nuestro juego lo suficiente como para sentirnos cómodos jugando con este tipo de pelotas.
Para iniciarnos en el deporte podemos probar con una bola de punto azul o de punto rojo que son las que más botan comparativamente con el resto.

VelocidadNivelPunto
RápidaIniciaciónAzul
MediaIniciación / IntermedioRojo
LentaIntermedioVerde
LentaIntermedioBlanco
Muy lentaAvanzadoAmarillo
Extra lentaCompeticiónDoble amarillo

Existen también pelotas de squash para niños que tienen un bote más alto y están pensadas para ayudarles a descubrir el deporte de una forma divertida. Son de color diferente al negro, rojas para los más pequeños, hasta 5 años y naranjas para niños de hasta 10 años.
Los menores deben jugar al squash siempre bajo la supervisión de un adulto.

El precio de las pelotas de squash no es muy elevado y puedes utilizar una pelota de squash durante bastante tiempo si la mantienes correctamente; Seca la pelota cuando termines de jugar y guárdala en un bote, aislada de la humedad y el calor, para que conserve correctamente sus propiedades durante el mayor tiempo posible.

Seguridad jugando squash: Las gafas de squash

Las gafas de squash te garantizar jugar con gran seguridad.

Especialmente cuando nos iniciamos en el squash es posible que hagamos instintivamente algo tan poco conveniente como mirar hacia atrás mientras esperamos el golpeo de nuestro oponente, aumentando el riesgo de sufrir el impacto de la pelota en la cuenca ocular.

Las grandes medidas de seguridad en el squash consisten en comprender e interiorizar bien las reglas como «no jugar la pelota si prevemos que podemos impactar en nuestro rival», pero también las da la aplicación de las técnicas y la experiencia, ya que debemos evitar mirar hacia atrás y colocarnos adecuadamente en la pista controlando la T.

Sin embargo, los accidentes pueden ocurrir, aunque conozcamos las reglas y aunque seamos profesionales, de modo que si queremos estar tranquilos y 100% seguros jugando squash, podemos comprar unas gafas para proteger nuestros ojos, no son caras y nos pueden servir para otros deportes como frontenis por ejemplo.

En determinadas categorías, por lo general las de jugadores más jóvenes, las federaciones reglan el uso obligatorio de las gafas de squash en competición.

Los criterios a tener en cuenta a la hora de elegir unas gafas de squash son: La sujeción con las propias patillas de los lentes o bien con una correa auxiliar, material antivaho que nos permita la buena visibilidad, la ergonomía que nos proporcionará más comodidad y la durabilidad de los materiales.

Qué ropa usar para jugar squash

El textil de squash lo componen: Camiseta transpirable, pantalones cortos y calcetines transpirables.

outfit para jugar squash
Un ejemplo de outfit que puedes emplear para jugar squash

Necesitaremos ropa transpirable y especialmente la camiseta, ya que vamos a practicar un deporte en el que se suda mucho.
Evitar prendas que no estén pensadas para la práctica de deportes en los que se genera transpiración.

Los pantalones deben ser cortos, y si son largos no deben ser ajustados y deben permitir la flexión extrema de nuestras extremidades inferiores. Así mismo, no tienen por qué tener bolsillos ya que en squash no necesitaremos guardar nada dentro de ellos durante el juego.
En definitiva podemos utilizar pantalones de fútbol, tenis, baloncesto, running sin problema.

Respecto a los calcetines si no contamos con unos específicos, podemos utilizar perfectamente unos calcetines transpirables de cualquier deporte de raqueta, o calcetines de running.


Aprende más sobre squash:



Hoy, de de , es un gran día para compartir